Rémi Taffin, Director Técnico de Motores de Renault F1 Team, compara el motor turbo de hace 40 años y la versión actual del impulsor.

En términos de diseño de motor puro, hay más similitudes que diferencias. El turbo y el motor se distribuyen de la misma manera; sus salidas y una V, como encontraríamos hoy.

Sin embargo, hay muchos detalles internos que son diferentes. Los componentes se habrían hecho de materiales muy diferentes; ahora usamos Inconel y fibra de carbono, lo que hubiera sido imposible de costear o encontrar en la década de 1970.

También se nota el tamaño del motor en general. Diseñamos la unidad de potencia de forma tal que sea lo más liviana y compacta posible para mejorar su acople en el chasis; este año es simplemente increíble, no hay espacio extra. Diseñamos el coche en función del tamaño del motor, de modo que ahorrar espacio puede suponer una gran diferencia en la eficiencia aerodinámica y, por lo tanto, en el rendimiento. ¡Al mirar viejas fotos, parece que el motor acaba de caer!

Compartir