Además de patrocinar y proveer los impulsores, R. S. participará de una manera muy especial en la categoría de monopostos que -por excelencia- es formadora de campeones.

Este fin de semana, en el autódromo “Oscar y Juan Gálvez” de la ciudad de Buenos Aires y acompañando la segunda fecha del Súper TC2000, inaugura su calendario la categoría escuela que más campeones forjó en la historia del automovilismo local: la Fórmula Renault 2.0. En la temporada 2020 la presencia del Rombo no se va a limitar a ser el principal patrocinador y proveedor de motores: la categoría eligió -para desempeñar el rol de “Auto de Seguridad”- al máximo exponente del ADN de Renault Sport en el porfolio de productos locales: el Renault Sandero R.S. presentado en sociedad a mediados de marzo.

Una divisional especial necesita de un “Auto de Seguridad” especial: 145 cv de potencia, transmisión manual de seis velocidades, 8.5 segundos para alcanzar los 100 km/h con partida detenida y 200 km/h de velocidad máxima. Pero no es todo: el desarrollo y puesta a punto de R.S. implica un replanteo total de los sistemas de frenos y dirección. Las suspensiones tienen una concepción deportiva que aseguran las máximas prestaciones allí, en los momentos críticos donde cada segundo es decisivo para neutralizar una carrera ante un imprevisto.

El Renault Sandero R.S. es portador de toda la tecnología que se requiere para dominar en las pistas… pero adaptada a las calles y las rutas de todos los días. El rol de “Safety Car” le cae a la perfección: es un auténtico “hot hatch” que juega en un segmento muy especial. Un auto que, acompañando el calendario de la Fórmula Renault 2.0 se sentirá siempre en su hábitat natural: la pista.

En el “Auto de Seguridad”, el rubro no puede ser dejado al azar: la dote de serie comprende Control Electrónico de Estabilidad (ESP), Control Electrónico de Tracción (ASR), frenos a disco en las 4 ruedas con ABS y asistente en Arranque en Pendiente (HSA). Puesto en pista el R.S. Drive es un equipamiento que permite elegir tres modos de conducción: Standard (ESP y ASR activados), Sport: (respuestas más sensibles en los pedales, sonido del escape más potente y mapeo del motor para alta performance) y, por último, Sport+, pensado para los que desean romper los límites: mismo criterio que Modo Sport, pero con ESP y ASR desconectados para experimentar libremente todo el potencial del auto.

Ante cualquier circunstancia de carrera que neutralice la misma y necesite la rápida intervención del “Auto de Seguridad” los pilotos saben que pueden estar tranquilos: por delante se encuentra el Renault Sandero R.S. máximo exponente de deportividad entre los autos de producción.

Renault Sport surge como la máxima expresión que, en la Argentina y en todo el mundo, define el ADN de la marca en el territorio de la alta competición. Tecnología, creatividad, afán superador, profesionalismo y fundamentalmente pasión, determinan ese “saber hacer” único, particular e intransferible de una marca tradicionalmente asociada al éxito deportivo.

Compartir